Experiencias

Compartiendo experiencias es la mejor manera de aprender, de sentirnos apoyadas, de expresarnos, de compartir!

Es fundamental conocer diferentes casos, visiones, actitudes, realidades para crecer y seguir avanzando con este proyecto y con cada proyecto personal, por ello, si quieres compartir tu experiencia con nosotras, escríbenos a nuestro email!

A continuación, las experiencias publicadas hasta el momento:

---

Experiencia por Carla. Mrkh. 35 años
mis padres no son muy amigos del quirófano y me llevaron a un tercer ginecólogo para ver si había otra solución. Él nos sugirió probar primero con los dilatadores y si no funcionaba entonces recurrir a la cirugía. En mi caso la técnica ha funcionado bien. 

>>> LEER MÁS

---

Experiencia por Ma. Angeles. Mrkh. 50 años
Soy una persona cabezota, con un gran sentido de la obligación y pienso que los problemas son para resolverlos. Los años, las terapias y mi propia cabezoneria me han hecho entender que todo es relativo, que casi todo es cuestión de conceptos, que la realidad es la realidad pero que la forma de vivirla cambia según la persona, el momento y las circunstancias.

>>> LEER MÁS


---

Experiencia por Rosa. Mrkh. 24 años
... La primera vez que tuve relaciones, uff, fue dolorosa, pero ni comparada con la sensación que sentía antes de operarme, esta vez increíblemente su pene entraba, fue maravilloso. Al pasar los días, el dolor se iba pasando, ahora puedo disfrutar plenamente con mi pareja, ahora solo siento placer y bendigo el día que me opere. Incluso ya ni es necesario usar los dilatadores, esos ya quedaron guardaditos.

>>> LEER MÁS


---

Roki y yo. Experiencia por Ninina, madre de mujer con MRKH
... Volvimos al especialista para que le ponga nombre y apellido al síndrome. Paula y yo solitas en la sala de espera, Paula era más chiquita que su gemela, y estaba más chiquitita aún ese día, era un pollito mojado, de mi mano, nos apretábamos fuerte las dos, con ojos llenos de lágrimas que nos obstinábamos en no soltar, yo, para no angustiarla a ella, ella, por qué? Creo que después, muchos años después, me dijo que para no angustiarme a mí.

>>> LEER MÁS

---

Experiencia por María. Mrkh. 26 años
Me llamo María, tengo 26 años y estoy diagnosticada del Síndrome de Rokitansky Kuster Huser.
Me di cuenta de que algo extraño me pasaba cuando cumplí los 14 años. Un año antes, a punto de entrar en secundaria, empecé a desarrollarme como cualquier adolescente de mi edad. Mis caderas se ensancharon, mis pechos se agrandaron, me salió un horrible acné y crecí unos cuantos centímetros de altura. Vamos lo que se dice “hacerse una mujer”.

>>> LEER MÁS

---

Experiencia por Silvia. Mrkh. 40 años
A mis 40 años, el síndrome MHRK me acompaña como el lunar que crece en mi clavicula izquierda. Feo para unos, exòtico para otros.
- ¿Por qué no te lo sacas?
- A mi me gusta!
Me acompaña y no me esclaviza. Esta en mi cuerpo y le he llegado a coger estima. Lo cargo a todas partes. A veces me acuerdo y lo enseño. A veces simplemente no me apetece y lo escondo. Así es como convivo con el síndrome. 

>>> LEER MÁS

---

La sexualidad no entiende de centímetros. Experiencia por Paula. Mrkh. 28 años
... Detestaba las dilataciones y recordé las palabras de mi ginecólogo: "el mejor dilatador es un pene".
Y comencé. Me volví una enamoradiza. Conocí mi cuerpo. Y dejé que otros lo conocieran.
También me conocí a mi a través del cuerpo, y permití que otros me conocieran.
Ahora sé que buscaba reconocerme como mujer. Y ahora, con 28 años, puedo decir que me crucé con mujeres que tienen las mismas preocupaciones que nosotras sin tener MRKH y que buscan, por cualquier medio, ser reconocidas como mujer. 


>>> LEER MÁS

No hay comentarios: