Cuando se trata de A.m.a.r.nos... y las Flores de Bach

Escrito por Elisa Machado López.Terapeuta Profesional de Flores de Bach y Esencias Nueva Generación.Miembro de SEDIBAC (Sociedad para el Estudio y Difusión de las Flores de Bach en Catalunya).

¿Qué es verdaderamente A.m.a.r.?
De sus múltiples, variadas, personales y elaboradas definiciones me quedo con la siguiente que dice que Amar es el fruto de la acción del Amor.
Y esa fuerza es tan poderosa que incluso desde algunos ámbitos se afirma que puede ayudar verdaderamente a sanar.

¿Dónde florece ese Fruto tan especialmente maravilloso?
El Amor que mejor se disfruta y se comparte es el que nace de nosotras mismas como una fuente. Así que ¿cómo va nuestro amor por nosotras mismas?

El propio hecho de afirmar y sentir que nos amamos implica una total, incuestionable incondicionalidad.
Y aunque algunas personas puedan hacer suya esta premisa lo cierto es que, afortunadamente, nos lleva toda una vida adquirir el arte de aprender a amarnos de verdad.
De la relación que tengamos con el Amor y todo lo que ello mueve se van a traducir muchas de nuestras más significativas experiencias vitales.

Un Amor sano siempre es constructivo y ante toda circunstancia siempre podemos elegir el amor. Así, aprendamos a A.m.a.r. nos cada día mejor.

Amar implica también conocernos y aceptarnos tal y como somos, con todas nuestras singularidades, virtudes e “imperfecciones”. Encontrar el sentimiento del Amor como esa fuente que fluye de nosotras mismas nutriéndonos implica un acercamiento a nuestro interior con plena aceptación.

Para ello Las Flores de Bach nos brindan especialmente su ayuda. El Doctor Edward Bach, médico galés de principios del siglo XX, elaboró un sistema de curación basado en la Naturaleza ya que está compuesto en su totalidad de especies vegetales, en su mayoría flores y árboles, con propiedades terapeúticas.
Actúan principalmente sobre nuestras emociones y mente cuyas alteraciones pueden dar lugar a malestares físicos. Así, según el Dr. Bach, nuestra salud física, mental, emocional y espiritual no están separadas ya que nuestro propio cuerpo es parte integrante de la Naturaleza, de la Vida misma.

Desde el punto de vista de la Terapia Floral lo importante no es el malestar en sí mismo sino la actitud de la persona que lo padece porque lo que verdaderamente importa es reestablecer la armonía psíquica y emocional para ayudar verdaderamente a sanar nuestro cuerpo.

Las Flores de Bach son 38 elixires cada uno de ellos portador de una vibración específica perfecta que encuentra resonancia con nuestro estado interior y estimula el proceso curativo. Las Esencias Florales pues, nos ayudan a generar en nuestro interior la virtud opuesta al desequilibrio productor del malestar. Así, si sentimos rechazo en cualquiera de sus formas, por ejemplo ante una parte de nuestro cuerpo, la esencia no luchará contra ese sentimiento de rechazo sino que potenciará nuestro sentimiento de aceptación hasta que se consiga equilibrar adecuada y positivamente. Y todo ello de forma sutil y natural directamente desde nuestro interior. Es por ello que las Las Flores de Bach además de otras Esencias Florales ayudan a facilitar y fomentar nuestro autoconocimiento.


Gracias a los Elixires Florales podemos tratar temas relacionados con todos los ámbitos. Por ejemplo las Esencias Florales de Crabb Apple, Árnica, Hibisco, Betónica o Epilobio son adecuadas para sanar y purificar las heridas físicas, energéticas, emocionales y mentales que pudieran habitar en nuestros órganos sexuales.
Señalar al respecto que nuestros órganos sexuales además de su función reproductora comparten otras sumamente importantes como como la energética, anímica y espiritual.
También mediante nuestros genitales al igual que en nuestros pechos, matriz u ovarios podemos acceder a un estado perceptivo o de conciencia específicos. Podemos dar más luz, más amor a nuestros cuerpos, nuestras emociones para integrar plenamente el Ser Femenino que llevamos en nuestro interior.
Las Esencias Florales acompañan a la Energía Femenina potenciando su pleno desarrollo, expresión, creatividad, autoestima, autoimagen, logros, sexualidad, etc.

Todos podemos tomar Esencias Florales ya que carecen de efectos secundarios además de no interactuar con otro tratamiento curativo, ya sea de la medicina alopática o tradicional como de otras disciplinas como acupuntura, homeopatía, etc. En 1976 la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) recomienda su uso como sistema terapéutico útil y eficaz que actúa ante cualquier desequilibrio ya sea físico, mental, emocional o espiritual.

Las Esencias Florales son otra manifestación del Amor. Brindémosles la oportunidad de acompañarnos en nuestras vidas.

Elisa Machado López.
Terapeuta Profesional de Flores de Bach y Esencias Nueva Generación.
Miembro de SEDIBAC (Sociedad para el Estudio y Difusión de las Flores de Bach en Catalunya).
Naturópata.
Maestra de Reiki.
Formadora de diferentes Cursos sobre Esencias Florales y Salud y Vida Natural.


<<< VOLVER A NUESTRAS EMOCIONES

No hay comentarios: