08/03/2012... Hablar sana. Compartir sana.

Hace unos meses atrás, sentada en casa de mis papis, mirando el río, recibo un email de mi cuñado, Pol, invitándome a participar en un proyecto que estaban poniendo en marcha: Corall.

Y leí: “Coral es un cuento moderno, un mapa de emociones construido a partir de trece testimonios reales. Una apuesta a las personas, un granito de arena a la esperanza, un homenaje a nuestros héroes cotidianos, una excusa para volver a recordar que el ser humano es increíble”

Me envía un formulario que rellenar (dejo el enlace por si a alguien le apetece completarlo).
Lo leo. Me lo pienso varias veces. Y lo completo por curiosidad, para ver qué salía de dentro.
-----------------------
¿Eres feliz?

Sí 
Dínos qué deserías hacer, y aún no has hecho.

Hoy hago todo lo que quiero.

Quizás parir un hijo. Pero es más curiosidad que deseo. 
¿Qué cosas te emocionan?

Los orgasmos y las cotidianidades como que me reciban con la comida hecha, que me regalen flores, enviar postales, andar en bici/patines con shorts cortitos y que me piropeen, risas, juegos con niños, ayudar a través de la escritura… 
Explica en 5 líneas un hecho, una experiencia que te haya cambiado la

vida, a positiva o negativamente.

Cuando me diagnosticaron con 15 años el Síndrome de Rokitasnky (malformación en el sistema reproductor) y en particular el tratamiento para hacerme mi vagina manualmente: con algo similar a un consolador, presionar hasta crear un agujero de 8 cms de profundidad. Todo a los 16 años. 
¿En qué cambió tu vida después de vivir esta experiencia?

Me resulta difícil contestar porque no hay un antes y un después. Veo mas bien un circulo y consecuencias que no se relaciones exclusivamente con el síndrome.

Descubri la magia de mi voluntad. "Si me pude hacer una vagina, puedo conseguir cualquier cosa", pensaba.

Ahora soy más humilde al respecto y francamente no creo que esta circunstancia sea el motivo/motor que me lleva a 'ser' hoy.

Sin duda el síndrome me obligo a conocerme mucho físicamente y a fortalecerme mentalmente. Hoy lo veo como un regalo que principalmente me enseñó a aceptar(me).

Pero no diría que mi vida o mi enfoque hacia la vida cambió por eso. Fue solo una circunstancia que en su momento me presento dos opciones para escoger: por las buenas o por las malas. No es el centro de mi vida, ni mi motor ni me creo mas especial por ello.  
-----------------

Lo escribo. 
Se lo mando sin releerlo. 
Pienso en un puñado de personas que para mi son un granito de arena a la esperanza. 
El puñado se hace cada vez más grande y me alegro tanto pero tantísimo de estar rodeada de gente valiente, dispuesta a ser feliz. 
Mirando el río siento que el pecho se agranda. Canta. 
Mis ojos se llenan de vida y el cosquilleo me hace saltar con las perras de un lado a otro. Pelota pa aca, pelota pa alla.
Río!
Río y selva.
Río y agradezco las personas maravillosas que se cruzan en mi vida.
Si veo la grandeza en todos, la veo en mí.
Me río más. 

---

Ya en Barcelona, comienza el show y quedo con el quipo de Corall.
Primero una entrevista con una grabadora.
Dos horas hablando de mí.
El ego queriendo resaltar y luego sintiendo vergüenza porque pienso en tantas historias más inspiradoras que la mía para estar participando.
Es una terapia. Hablando de mi intimidad a dos desconocidos.
Después de la charla me siento más liviana.

--
A los días Olga me envía la edición del audio. Un gran trabajo! Pero qué vergüenza! Esa voz de pito! (escuchar en este enlace)
Me siento un poco charlatana y con el temor de quedar presa de mis palabras. 
Me escucho, se la envío a una amiga para que me diga si le parece un mamarracho o no.
Me escucho otra vez y me río conmigo misma. Concuerdo con algunas cosas y con otras me doy cuenta de los dogmas que me creo para vivir. Al menos son positivos. Pero entiendo que no son verdades estáticas. Sino afirmaciones de este día. De cómo reviso mi experiencia hoy.

Se lo hago escuchar a mi pareja.
Y antes de llegar al minuto me pregunta: ¿por qué lo hacés?
- eh, mmm bueno, es difusión.
él repite con su gran habilidad comunicativa: ¿por qué lo hacés?
- bueno... 
Una vez más: ¿y? ¿por qué lo hacés?
- Lo hago para mi, che! 

Y sí, cuanto más hablo, más lo sano. Cuanto más comparto, más lo sano. Cuánto más me escucho, más me sano.

Ahora me veo en la web de Corall. Me río de mi nariz roja y de las payasadas que me puedo inventar para ser feliz.

Les invito a que descubran este fantástico proyecto y hermosas historias para que, conociendo la magia de otros, descubramos la magia en nosotros.. 

http://blog.corall.cat/ Optimista. Necesario. Motivador.

No todo es crisis en estos días!

No hay comentarios: