V Encuentro! Un resumen personal



Hago un resumen del encuentro de parte de la asociación pero advierto que no podré evitar mis impresiones personales. Y por eso las animo a que compartan su experiencia con todas. Envianos tus impresiones, aquella información que te haya sido útil, tus sensaciones o lo que desees compartir a info.mrkh@gmail.com

Aquí va!

El sábado 23 de marzo de 2019 nos encontramos un año más en la fantástica casa de Silvia para compartir. Caras repetidas y caras nuevas. Desde los 20 a las 65 años, de diferentes lugares de España. Mujeres con algo en común: el deseo de sentirse bien.

Nuestra misión como asociación se hace más clara con los años: acompañar en el proceso de aceptación del Síndrome de Rokitansky.

Y como bien recalcó en el encuentro Sandra Muñoz, la psicóloga que nos acompañó: parte del proceso de aceptación es encontrarse con personas de la misma condición.

Es difícil hacer un resumen, fueran muchas horas, emociones y experiencias compartidas.
Me atropella una palabra: GRUPO
El grupo nos hace más fuerte. Nos muestra nuestras vulnerabilidades con cariño, porque las reconocemos también en las demás. El grupo nos completa, porque con el solo compartir nuestra historia, ayudamos, y al hacerlo, ganamos confianza.
El grupo, en su diversidad, nos unifica.

Comenzamos con una dinámica que facilitó Natalia. Esta imagen lo dice todo, entrelazándonos, con algo de timidez al inicio, y con risas al final.






Aparece Arianna Bonato, la ginecóloga, y algunas chicas se apuran en buscar sus dilatadores.
Resumo su presentación con esta frase: “centrar la identidad en una carencia”

Y pienso, cuántas veces me difiní por lo que no tengo?



Le dedicamos un espacio amplio a la dilatación y las dudas que surgieron.
Interesante comprender que nuestros tejidos, como nuestra vagina, son elásticos.
Arianna enfatizó que el éxito de la creación de la vagina radica en estos aspectos:

-        situación psicológica
-        elasticidad del tejido
-        intimidad: crearse un espacio de encuentro personal
-        posición corporal: descubrir en qué posición tengo la pelvis más relajada

Y Arianna nos pregunta: es posible ablandar el tejido psicológicamente?
Y nos manda una tarea: empieza reconociendo: con qué sentimiento habitas esa zona?

Obviamente le dedicamos unos minutos a conocer nuestro ciclo:



 Concluimos que no importan los centímetros si la manera en que “habito mi vagina” es amorosa.
No importan los centímetros si reconozco que mi identidad no se limita a lo que tiene o deja de tener mi cuerpo.
No importan los centímetros si me reconozco como una mujer completa.

Otro momento mágico fue la emoción compartida cuando el Dr. Carmona nos explica al teléfono que el transplante de útero ya es una realidad, y Doña Tormenta comparte sus lagrimas de alegría con todas al ver la posibilidad de vivir esa maternidad tan cercana.


Y hablando del cuerpo, hacemos un paréntesis con esta propuesta que te animamos a hacerla!




Después de la comida, se une al grupo la psicóloga sexóloga, Sandra Muñoz. Y en poco tiempo y con acertadas palabras desmonta tabúes que nos acompañan desde siempre!
Vemos que el miedo al rechazo, se lo adjudicamos a la creencia de que nuestra vagina es diferente, o estrecha, o pequeña.
Y nos hacemos conscientes, de que si afrontamos nuestros miedos, se va la ansiedad. Y el afrontarlos nos dará seguridad y confianza.
Fuimos compartiendo qué herramientas utilizamos para trabajar la confianza.



Y creo que la gran conclusión de la jornada fue: los centímetros no importan! Ni a ellos ni a nosotras!

Lo que sí importa, y nos ayuda, es el tiempo que dedicamos en tener pensamientos positivos y amorosos hacia nosotras, hacia nuestro cuerpo, inclusive hacia la condición que nos regaló la vida.

Fue un encuentro mágico y que nos animó a revisar algunas creencias.
Las animamos a completar este juego, y por supuesto, que lo compartan si quieren y los colgaremos en el blog (pueden enviárnoslo a info.mrkh@gmail.com)





Y para terminar, quiero dedicar unas líneas a una compañera de camino que me enseña con cada palabra que cruzamos. Gracias Silvia por estos 10 años de compartir, de cansancio, de ilusión, de sentirnos acompañadas y comprendidas.
El conocerte me hizo/hace mejor mujer. Me reafirma la importancia de compartir nuestra experiencia. Me recuerda que toda experiencia es tan válida y útil como la propia. Y el dar voz y lugar a esas experiencias, vale todo el esfuerzo.
Gracias por mantener viva la asociación. Te echaremos de menos!


Me despido con un GRACIAS SINCERO, por una tarde rodeada de mujeres poderosas, alegres y buscadoras de placer.



Paula

No hay comentarios: